Más de 2.136.181 clientes satisfechos       Gratis desde 40 €       Envío en 24 horas
0

Ácidos grasos esenciales: importantes para el cuerpo

Quien desea adelgazar, recibe frecuentemente el consejo de comer lo menos graso posible. Pero se debe tener en cuenta, que hay ácidos grasos saludables que son esenciales para el cuerpo y si no los absorbemos perjudicamos a largo plazo nuestro cuerpo.

¿Qué son los ácidos grasos esenciales?

Nuestro cuerpo es dependiente a los ácidos grasos esenciales, la mayoría de los cuales puede producir por sí mismo. Los ácidos grasos esenciales son aquellos que no pueden construirse por sí solos y que deben suministrarse a través de la alimentación. Los ácidos grasos esenciales también se conocen como ácidos grasos poliinsaturados y se clasifican en omega-3 y omega-6.

¿Qué tipo de ácidos grasos hay?

La grasa se compone de ácidos grasos, que se dividen en tres grupos de acuerdo a su estructura química:

  • Saturados
    Se encuentran principalmente en alimentos de origen animal como la carne y embutidos, mantequilla y crema, pero también en el aceite de coco, aceite de palma y manteca de cacao (chocolate). Si le damos demasiada grasa saturada a nuestro cuerpo (más del 10% del contenido total de energía de nuestra dieta), promovemos la formación de colesterol y, por lo tanto, podemos tener el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular.
  • Insaturados
    Se encuentran principalmente en alimentos de origen vegetal, como por ejemplo, en el aceite de oliva o los aguacates. Tienen un efecto positivo en el nivel de colesterol y en nuestro sistema cardiovascular.
  • Poliinsaturados = ácidos grasos esenciales
    Si nuestro cuerpo no puede producirlos por sí mismo, se denominan esenciales. Son especialmente importantes porque son parte de las membranas celulares. Además, son de gran importancia para numerosos procesos metabólicos. Los representantes más importantes de los ácidos grasos esenciales son el ácido linoleico (ácido graso omega-6) y el ácido alfa-linolénico (ácido graso omega-3).

Buenas fuentes de Omega 3 son los pescados altos en grasa (como el salmón, la caballa,o el arenque), las nueces y el aceite de colza o canola. El Omega 6 está presente en las semillas de girasol, el germen de trigo, el sésamo, la soja y el maíz.

Las grasas como proveedores de energía de nuestro cuerpo

Todas las grasas, incluidos los ácidos grasos saturados, proporcionan a nuestro cuerpo energía y actúan como portadores importantes de las vitaminas liposolubles A, D, E y K. La grasa corporal almacenada también amortigua y protege nuestros órganos internos. Por lo tanto, la grasa juega un papel que no debe subestimarse como parte de nuestro plan nutricional, con la mayoría de las grasas elaboradas a partir de ácidos grasos insaturados.

Si el cuerpo carece de los ácidos grasos esenciales, se pueden ocasionar trastornos

Si no le proporcionamos a nuestro cuerpo suficientes ácidos grasos esenciales, puede provocar trastornos tales como la pérdida de cabello, cambios en la piel, susceptibilidad a las infecciones o trastornos del crecimiento. Especialmente con las mujeres embarazadas y las madres lactantes hay una necesidad mucho mayor, que debe cubrirse en consecuencia para evitar los síntomas de deficiencia de la madre y el niño.

Pero también en enfermedades ya existentes, como en el sistema cardiovascular, una ingesta regular de ácidos grasos poliinsaturados puede tener un efecto positivo. Desde hace algún tiempo, el ácido graso omega-3 se ha vuelto cada vez más importante en la ciencia para la prevención de la diabetes y algunos cánceres.

Ácidos grasos esenciales: la proporción debe ser correcta

La dieta típica en los países occidentales generalmente contiene 10 veces más ácidos grasos Omega-6 que Omega-3. Si le damos a nuestro cuerpo un exceso de ácidos grasos omega-6, se dificulta el procesamiento de los ácidos grasos omega-3, ya que las enzimas responsables de su procesamiento, son las encargadas de procesar ambas sustancias.

Por lo tanto, se recomienda aumentar la cantidad de ácidos grasos omega-3 en la alimentación (por ejemplo, usar aceite de colza en vez de aceite de girasol) para obtener una proporción óptima de ácidos grasos esenciales en el cuerpo.

GloryFeel le ofrece una selección de suplementos alimenticios de alta calidad que previenen los síntomas de deficiencia de los nutrientes y le proporcionan las sustancias vitales y nutrientes necesarios.