Más de 2.007.018 clientes satisfechos       Gratis desde 40 €       Envío en 24 horas
0

Enzimas: esenciales para una salud intacta

Las enzimas son como muchos engranajes pequeños del organismo, que se combinan para formar un todo grande. Sin ellos, el hombre no funcionaría. No podría haber metabolismo y no se utilizarían nutrientes. Las enzimas son de enorme importancia para todos los procesos y funciones en el cuerpo humano. Debido a las influencias ambientales negativas, las toxinas y los factores de estrés emocional, puede suceder que el cuerpo ya no pueda producir suficientes enzimas para satisfacer la demanda. Las consecuencias son el desarrollo de las funciones del organismo por debajo de lo normal y problemas de salud.

¿Qué son las enzimas y cómo funcionan?

Una enzima es una molécula de proteína que es producida por todas las células del cuerpo. Las moléculas de alimentos más grandes se dividen en moléculas más pequeñas para que puedan ser absorbidas por las células. A partir de aquí, se controlan todos los procesos biológicos, así como la mayoría de las reacciones bioquímicas.

Enzimas: digestión, metabolismo y regeneración

Las enzimas ayudan a digerir los alimentos ingeridos y absorben nutrientes importantes de proteínas, carbohidratos, grasas y fibras vegetales. Además, las enzimas faltantes pueden promover un metabolismo insuficientemente funcional. Participan significativamente en la regeneración celular y liberan al cuerpo de toxinas y contaminantes. Como catalizadores versátiles, aumentan el sistema inmunitario y aseguran que otras sustancias en el cuerpo, como minerales, vitaminas y hormonas, funcionen bien. Se cree que hay más de 25,000 enzimas diferentes en el organismo humano, de las cuales solo alrededor de 3,000 han sido investigadas hasta ahora.

Enzimas: las “multi-talento” de la naturaleza

El organismo del cuerpo humano necesita enzimas para todas las funciones imaginables. Además, crean la energía necesaria para el cerebro y los nervios. Si el equilibrio enzimático no está en equilibrio, conduce a la enfermedad del cuerpo y sin enzimas no sería posible estar vivo.

Las enzimas en la ciencia

De acuerdo con el investigador estadounidense de vitaminas y enzimas Dr. Harold Rosenberg, gracias al suministro óptimo de enzimas es posible llevar una vida más larga y más saludable. Si el cuerpo carece de enzimas importantes, las arrugas, los nervios, los músculos y el sistema inmunitario se debilita y el cabello puede adelgazar o incluso fallar. El proceso de envejecimiento se está acelerando y el riesgo de enfermedad está aumentando. Las enzimas son responsables de mantener o mejorar el rendimiento y la salud general y al mismo tiempo sirven como una especie de fuente de la juventud.

Los científicos de la Universidad Johannes Gutenberg de Mainz (JGU) también han encontrado a través de un estudio que una enzima artificial puede imitar el proceso natural de desintoxicación en el hígado. Este conocimiento establece así la base para futuros enfoques terapéuticos en medicina.

Las enzimas en la vida cotidiana

No solo en el campo de la salud se encuentran enzimas. Incluso en la vida cotidiana, hacen su trabajo de manera bastante natural:

  • Detergente: La industria utiliza enzimas como lipasas, proteasas y amilasas en detergentes de manera específica para que las manchas como la grasa, la proteína y el azúcar se puedan eliminar fácilmente.
  • Queso: Para la elaboración de queso se utiliza la enzima de laboratorio del estómago de los terneros. Mientras tanto, llegan también a ser utilizadas a través de los microorganismos las enzimas producidas biotecnológicamente.
  • Cuero: Durante la fabricación de prendas de vestir, bolsos o zapatos de cuero natural, los residuos proteínicos y el cabello se eliminan mediante proteasas.
  • Azúcar líquido: Especialmente para galletas, el uso de azúcar líquido producido industrialmente con la ayuda de enzimas es popular porque se puede procesar mejor y sabe más dulce que el azúcar de mesa convencional.
  • Tratamiento de enfermedades: En la actualidad hay numerosos medicamentos enriquecidos con enzimas, con la que se pueden tratar enfermedades como la trombosis, las inflamaciones y las enfermedades del tracto gastrointestinal.

Alimentos ricos en enzimas como soporte

La siguiente selección de alimentos puede ayudar a fortalecer las propias enzimas del cuerpo y así estimular los procesos en todo el organismo:

  • Piña: No solo es rica en vitaminas, sino que también contiene la enzima bromelina, que previene los resfriados y las enfermedades virales y también puede usarse con éxito en la artritis.
  • Papaya: Con la llamada enzima de limpieza Papaína, la fruta garantiza una piel bella y suave.
  • Kiwi: La bromelina se encuentra en el kiwi, que promueve la salud corporal saludable con propiedades antioxidantes.
  • Frutas como plátanos, mangos, melones, uvas, higos y dátiles tienen un alto contenido de valiosas enzimas.
  • Los brotes y las nueces también proporcionan muchas enzimas.
  • El consumo de jengibre, espinacas, hierbas, lechuga y hojas de menta estimula la digestión.

Fortalecer las enzimas a través de un estilo de vida saludable

Ya se sabe que las comidas preparadas y las comidas rápidas no son buenas para su salud. Sin embargo, la nutrición consciente también juega un papel importante para el equilibrio enzimático. Solo aquellos que comen principalmente alimentos de alto valor y ricos en enzimas, como frutas y verduras, productos integrales, productos lácteos, carnes y pescados pueden prevenir activamente la falta de enzimas.

Aunque cualquier persona pudiese tomar enzimas adicionales en forma de un suplemento alimenticio natural, que puede ayudar bastante, esto no reemplaza un estilo de vida saludable. Se recomienda, además de llevar una alimentación saludable, hacer ejercicios y evitar el estrés.