Más de 2.136.267 clientes satisfechos       Gratis desde 40 €       Envío en 24 horas
0

La cura metabólica: un cambio con efecto a largo plazo

Una cura metabólica ayuda al cuerpo a poner en marcha el metabolismo y restablecerlo. Cuando los pantalones aprietan y su peso aumenta en vez de disminuir, es hora de pensar en sus propios hábitos alimenticios. Además, el metabolismo se ralentiza con la edad, lo que puede tener un efecto negativo en cuanto a la quema de grasa. Y exactamente en este caso, es donde un tratamiento metabólico puede ayudarlo a combatir esos kilos de más.

¿Qué es una cura metabólica?

La cura metabólica, también llamada la dieta metabólica, debería servir para acelerar el metabolismo a largo plazo y para acostumbrarse a una alimentación más saludable y permanentemente. Los efectos secundarios positivos de este tratamiento metabólico son una desintoxicación natural del cuerpo y una reducción de peso significativo de hasta 15 kilos. La dieta metabólica se divide en un total de cuatro fases, en las cuales se puede comer de manera abundante y también debe privarse de algunos alimentos de forma disciplinada. También se necesita un poco de perseverancia y disciplina. Con la motivación adecuada, las recetas adecuadas y fuerza de voluntad, no solo puede bajar considerablemente de peso, sino también su menú de comidas se volverá más saludable. Con el fin de poder suministrar al cuerpo todos los nutrientes importantes, especialmente, durante el periodo de renuncia a ciertos alimentos, se pueden consumir los suplementos alimenticios adecuados. La variante más conocida es la cura metabólica de 21 días.

21 días de cura metabólica

Fase 1: La fase de recarga

La primera fase, la llamada fase de carga, dura dos días en total. En este período se puede dar el mejor de los banquetes. Se permiten comidas altas en grasa y en azúcar en esta fase. Solo se debe prestar atención a no consumir alcohol. Además, la ingesta de líquidos debe ser de 3 a 4 litros de agua o té sin azúcar. Por lo demás, está permitido, lo que le guste. La ingesta de calorías en esta fase, es generalmente entre 2000 y 3000 calorías.

Fase 2: La fase dietética de la cura metabólica

A la fase de carga le sigue una fase de dieta de 21 días, que determina qué tan exitosa será la dieta metabólica. Las comidas son muy bajas en calorías y simples. Las calorías diarias en esta segunda fase deben oscilar entre 500 y 700, aproximadamente. La alimentación durante esos 21 días de cura metabólica debe ser rica en proteínas y hay que prescindir de comer algunos alimentos. Entre ellos están:

  • Carbohidratos como pan, pasta, arroz, patatas, etc.
  • Bebidas alcohólicas
  • Azúcar y otros edulcorantes
  • Grasas como el aceite, la mantequilla o la margarina
  • Leche y productos lácteos fermentados
  • Ciertas frutas y verduras (por ejemplo, aguacates, zanahorias, piña)

Los preparados de HCG aseguran que el cuerpo reciba energía suficiente durante estos 21 días y al mismo tiempo abren los depósitos de grasa. Además, se pueden tomar suplementos alimenticios como el MSM y el OPC. La fase de la dieta del tratamiento metabólico puede conducir a una pérdida de peso de 10 a 15 kilogramos, siempre que se cumpla el plan. Otro aspecto importante de la dieta del metabolismo es que las fuentes de proteínas no se deben mezclar en una comida. Se permiten las pechugas de pollo para el almuerzo y la carne de cerdo para la cena, pero se debe evitar una combinación de ambas en una misma comida.

Fase 3: La fase de estabilización

Después de haber logrado la fase de la dieta, es extremadamente importante que el cuerpo regrese gradualmente a una alimentación "normal". Y precisamente para eso, es esta fase de estabilización de 21 días. Para evitar el conocido efecto yo-yo, se recomienda aumentar la cantidad de kilocalorías diarias de 500 a 700 solo lentamente a la cantidad requerida de calorías. Especialmente en la primera semana de la fase de estabilización se debe prescindir de alimentos muy grasos o dulces para no exigirle mucho al organismo. A partir de este punto, toda la comida volverá a permitirse, pero solo con moderación. Con el fin de lograr los mejores resultados posibles durante el tratamiento metabólico, esta tercera fase también debe cumplirse estrictamente.

Fase 4: La fase de mantenimiento

La llamada fase de mantenimiento sirve para implementar a largo plazo las lecciones aprendidas en las últimas fases con respecto a la nutrición y a los alimentos correctos. Lo fundamental en esta fase es una alimentación sana y equilibrada, que cubra por completo el requerimiento diario de calorías, pero preferiblemente no lo supere. Aquellos que además están físicamente activos tienen las mejores condiciones para tener un cuerpo saludable y un peso ideal.

Cura metabólica - Receta para un día

Durante la cura metabólica de 21 días, no es necesario pasar hambre. Así pudiese ser un día durante la fase de la dieta:

Desayuno

  • Una taza de café negro, como alternativa agua o té sin azúcar
  • Requesón descremado con frutas frescas o bayas, como alternativa yogur natural (bajo en grasa) o huevos cocidos

Almuerzo

  • Fuente de proteína como pechuga de pollo magra o pescado
  • Vegetales frescos o cocidos en casi todas las variaciones
  • Alternativamente una ensalada crujiente con mariscos

Cena

  • Tortilla de vegetales a base de calabacín, champiñones, huevos y cebollas.
  • O una bandeja de carne picada con vegetales estofados

Meriendas

En general, en esta fase de la dieta de la cura metabólica, debe evitarse comer entre las comidas principales. Si se hace muy difícil, puede consumir un puñado de vegetales crudos o frutas frescas para calmar el hambre.