Más de 2.013.188 clientes satisfechos       Gratis desde 40 €       Envío en 24 horas
0

Un metabolismo de carbohidratos activo gracias a un estilo de vida saludable

Tener el metabolismo de los carbohidratos activo y en equilibrio es importante para la salud y todas las funciones corporales relacionadas con él. Después de ingerir carbohidratos complejos, éstos se descomponen durante la digestión en azúcares simples como la glucosa y la fructosa. Luego son transportados por la sangre a las células, donde se produce el metabolismo.

El cuerpo es capaz de convertir el azúcar simple en energía. La glucosa es el carbohidrato más importante para el proceso metabólico. Particularmente, la insulina ayuda a las células a absorber y procesar la glucosa. Además, los carbohidratos y el metabolismo de las grasas están estrechamente relacionados y se complementan entre sí.

De numerosas enzimas y coenzimas, la glucosa es probablemente la más importante que el cuerpo necesita para un metabolismo funcional. El hígado y los músculos almacenan la glucosa en forma de glucógeno entre las comidas. Durante actividades físicamente extenuantes o hambre, la glucosa es liberada por el organismo.

La digestión de los carbohidratos absorbidos en la alimentación comienza desde la boca. Por medio de una masticación duradera y consciente, el metabolismo de los carbohidratos puede influirse positivamente, lo que también es beneficioso para la salud. La enzima digestiva alfa-amilasa en la saliva puede romper fácilmente el almidón en pequeños bloques de construcción. Con la ayuda de las enzimas presentes en la mucosa intestinal, una descomposición adicional, la amilasa pancreática, finalmente ocurre en el intestino delgado. A través de la sangre, los productos finales de la digestión de los carbohidratos pasan luego a través de las células epiteliales del intestino delgado al hígado.

Los carbohidratos son nutrientes importantes para todo el metabolismo. Al ingerir alimentos, se absorben el almidón, la sacarosa, la malta, la uva y la fructosa, que a su vez se convierten en otros carbohidratos. Aquí son importantes las enzimas. La falta o la insuficiencia de enzimas puede provocar un trastorno del metabolismo de los carbohidratos y enfermarlo.

Si se trata de glucogenosis, es una enfermedad en la que solo es posible convertir el almidón animal (glucógeno) en glucosa. Con cada ingesta de carbohidratos, el cuerpo almacena nuevo glucógeno. Si esto ya no se puede descomponer adecuadamente, se producirán depósitos de glucógeno en los músculos, el músculo cardíaco y el tejido nervioso que lo enferman. Como resultado de este trastorno del metabolismo de los carbohidratos, pueden producirse daños en los órganos y tejidos.

Trastornos del metabolismo de la fructosa

La intolerancia a la fructosa puede ser heredada. En estos casos, la fructosa no puede ser procesada por el cuerpo porque le falta la enzima correspondiente. Esto puede llevar a una hipoglucemia potencialmente mortal. Como el cuerpo no puede utilizar la fructosa, se acumula en la orina y en la sangre.

Trastornos del metabolismo de la galactosa

La galactosa es un carbohidrato que es de gran importancia para los bebés y está contenido en la lactosa. Si no es metabolizado por el cuerpo, puede provocar diarrea, hipoglucemia, vómitos y rechazo de la ingesta de alimentos.

Diabetes

Frecuentemente los trastornos metabólicos de los carbohidratos conducen a la diabetes mellitus. Este trastorno metabólico conduce a un nivel muy alto de azúcar en la sangre. Si se tiene un valor de 120 mg de glucosa por decilitro en condición de ayuno, se trata de una hiperglucemia o hiperglicemia.

Micción frecuente, fatiga, agotamiento y sed excesiva

Si tiene dudas de sufrir un trastorno metabólico, consulte siempre a un médico a fin de evitar riesgos mayores.

Para influir positivamente en el metabolismo de los carbohidratos y en todos los procesos del cuerpo asociados a él, es necesario llevar una alimentación balanceada. Sólo con alimentos bajos en calorías y seleccionados conscientemente se puede apoyar el metabolismo. El ejercicio regular (como por ejemplo la gimnasia ligera, el yoga, la natación o el trote suave) puede promover la buena salud y el bienestar general. Al abstenerse de una alimentación no saludable, el alcohol y la nicotina, se sientan las bases para una equilibrada sensación corporal.